Un Pueblo, Un Producto

En el año 2009, se conoció la experiencia y la metodología de trabajo que las comunidades Japonesas implementan para dinamizar sus economías territoriales; en enero del 2010 la CONAMYPE decidió incorporar en su proyección estratégica de apoyo a las micro y pequeñas empresas, la metodología por considerarla que podría adaptarse a la realidad de El Salvador; fundamentalmente, porque el enfoque de desarrollo endógeno de los territorios a partir de los recursos locales existentes en abundancia, la posibilidad de transformarlos, agregarles valor, así como las habilidades y el conocimiento de sus habitantes y la identidad de éstos recursos es muy similar y podría desarrollarse esta valiosa experiencia denominada: Movimiento Un Pueblo Un Producto.

El Movimiento Un Pueblo Un Producto, es una estrategia de desarrollo económico territorial que busca mejorar la calidad de vida de la población mediante la utilización de los recursos locales y el fortalecimiento del recurso humano, es una estrategia donde los motores dinamizadores de oportunidades económicas son las personas habitantes de las comunidades y los productos locales, éstos últimos porque representan la identidad de sus habitantes y del territorio y las personas habitantes de las comunidades porque a través de sus bienes y servicios ponen de manifiesto su potencial productivo y de desarrollo que contribuyan a generar sus propios ingresos.

La estrategia busca que los productos sean propios o únicos, producidos con recursos locales, accesibles a la comunidad. Las personas habitantes en cada territorio se convierten en actores dinámicos, determinantes para la construcción de soluciones de sus problemas, la promoción del adelanto productivo y el fomento de la equidad. La estrategia también fomenta la coordinación entre los actores locales la cual es fundamental para generar una cultura de organización, de identidad, bajo un enfoque económico alrededor de los tesoros y costumbres de los pueblos, descubriéndolos, desarrollándolos, y comercializándolos de forma organizada para colocarlos visiblemente en el país y en el mundo.

La metodología de Un Pueblo Un Producto contempla tres principios filosóficos: actuar local pensar global, Desarrollo del recurso humano y Autonomía y creatividad. 1) Actuar local pensar Global: actuar de manera local al escoger el producto y pensar de manera global al promover su comercialización, es decir, el producto debe poseer el potencial necesario para su comercialización a nivel nacional e internacional. 2) Desarrollo del Recurso Humano: implementar al máximo las capacidades de los actores locales involucrados porque el ser humano es el centro de la acción y por lo tanto, su formación mejora la capacidad técnica, innovación, calidad, competencias empresariales y organizativas, sentando con ello bases firmes para el desarrollo económico local. 3) Autonomía y creatividad: La población local es la que elige el producto a desarrollar y las iniciativas empresariales las cuales se promueven sobre la base de la transformación e innovación de los recursos locales, usando todo su conocimiento y creatividad. También promueve la integración de esfuerzos, la coordinación y la participación de los diferentes actores presentes que se encuentran en la localidad entre ellos: gobierno central, gobierno local, comunidad, sector académico, sector privado, productores, asociaciones que dinamizan la economía territorial.

En El Salvador, después de 8 años de haber iniciado la implementación de la estrategia, son 95 municipios al año 2018 en los que se trabaja a nivel nacional; los cuales están categorizados según su avance, y esto se determina de acuerdo a la ruta de intervención construida con apoyo del pueblo y expertos del gobierno de Japón así como otros pueblos y gobiernos que con su experiencia han enriquecido la puesta en marcha de la misma destacando el de China Taiwán y Luxemburgo.

En el Plan Estratégico 2015-2019 CONAMYPE se consideró  de mucha relevancia la necesidad de establecer una política que permita acompañar desde las instancias públicas, de forma coordinada, articulada y sistemática, los procesos determinados por los actores locales, asumiendo su rol de asistir técnica y eficazmente acercando los servicios y apoyos al desarrollo en los territorios, y de esa forma dar cumplimiento al compromiso presidencial de expandir la Estrategia Un Pueblo Un Producto para la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE) el  fortalecimiento territorial plasmado en el Plan Quinquenal de Desarrollo (PQD) 2014-2019 y con ello dinamizar la economía nacional para generar oportunidades y prosperidad a las familias, las empresas y al país.

Elevar la estrategia a nivel de Política Pública, ha institucionalizado  una forma de intervención de estrategia de desarrollo económico local exitosa que ha sido probada y que además proyecta con mayor énfasis la necesidad de desarrollar la capacidad creativa e innovadora de los pueblos para que con base a sus recursos y oportunidades, se identifiquen y desarrollen productos y servicios para los mercados locales, regionales y mundiales.

 

movimiento cuenta ya con identificación propia y posicionada a nivel nacional e internacional, su logotipo muestra la diversidad y riqueza de nuestra cultura y su contorno natural como base para el desarrollo local, creado a partir de la idea ancestral de los cuatro puntos cardinales y los cuatro elementos inspirados: artesanales, agroindustriales, turísticos y culturales, los cuales son el resultado de un sinfín de creencias y prácticas culturales, representa también las cuatro zonas del país que se entrelazan para lograr encontrarse, intercambiar y a transformarse, y proyecta nuestro cielo salvadoreño en todo su esplendor.

 

Un Pueblo Un Producto expone la identidad, cultura, sentido de pertenencia entre los pueblos, así como el desarrollo de creencias y valores, tras descubrir los tesoros de la comunidad, generando la mejora en la calidad de vida en la comunidad, activando la economía local.

CONAMYPE, incluye de forma contundente al impulso de una estrategia de desarrollo económico local a través de un programa que busca desarrollar la innovación y creatividad de los pueblos para que con sus recursos y oportunidades desarrollen “productos identitarios” y expandan su visión a mercados locales y regionales.

Al finalizar el periodo de gobierno, el Programa  ha tomado dimensiones importantes y se perfila como una de las Buenas Prácticas del Primer Gobierno del Cambio; fundamentalmente porque tiene un potencial estratégico para lograr fortalecer el tejido productivo de los territorios, y fomentar las capacidades comunitarias, y de capital humano de los actores locales, propiciando la autogestión e independencia; convirtiéndose así en un punto de referencia  para la continuidad  del  Gobierno para el periodo 2014 – 2019.

El movimiento OVOP está presente en 71 países de Asia y América Latina y ha motivado la organización territorial, el despertar de actores locales, así como la apertura comercial de sus productos a nivel nacional e internacional diversificando la oferta exportable y creando una red de intercambio de información entre pueblos.

Cinco años después de haber puesto en ejecución la Estrategia de un Pueblo Un Producto existen experiencias exitosas en diferentes territorios que muestran claramente la efectividad de la estrategia en cuanto a la organización de los actores locales, la generación de ingresos, de fuentes de empleo y en la producción de nuevos productos con valor agregado. 

Translate »