Revista CONAMYPE

Transformación MYPE: De lo artesanal a lo industrial.

El Gobierno de El Salvador es consciente de la importancia de las MYPE, del papel y el rol que este tipo de empresas juegan en el crecimiento económico y el bienestar que buscan para toda la población.

En nuestro país, existen más de 300,000 MYPE y emprendimientos, según la encuesta Nacional de la MYPE 2017, sin contar a aquellas personas que se identifican como vendedores por cuenta propia suman más de medio millón de unidades económicas.

Uno de los grandes retos que enfrentan las MYPE del sector agroindustria en nuestro país es el paso de la producción artesanal a una producción industrial que les permita no solamente generar mayores ingresos, si no, mejora la calidad y productividad.

En CONAMYPE estamos trabajando para mejorar estos procesos en las MYPE que pertenecen a diferentes cadenas de valor identificadas, a través del otorgamiento de fondos para proyectos detonantes.

Con estos proyectos detonantes no solamente se busca generar mejoras en las MYPE participantes, así como, en el medio ambiente buscando maximizar el uso de las materias primas y la reducción de residuos.

Este tipo de impactos se pueden lograr a través de las MYPE productoras de platano, coco, caña de azúcar, así como, calzado, textil y confección que pueden transformar o diversificar su producción y generar mayor impacto económico y medio ambiental.

Más que caña: Combustible

La cadena de valor de la caña de azúcar es un gran ejemplo de ello, pues, no solamente se puede transformar el fruto de la planta en azúcar blanca o azúcar morena, como es lo típico, también se puede crear panela, dulces, entre otros.

Lo tradicional en este tipo de producción es extraer el líquido del fruto para transformarlo en alguna de estos productos y ponerlo en venta en diferentes tiendas o comercios.

Pero, que se hace con el sobrante, como se dice, ese sobrante se quema, dañando la misma tierra dónde se produce, dañando el ecosistema dónde se realizan los cultivos de la misma.

Sin embargo, este sobrante puede utilizarse para generar biomasa, la cuál puede ser utilizada para generar energía limpia, la cual puede ser utilizada para la generación de electricidad de la misma comunidad que cultiva la caña.

Algo similar sucede con la cadena de producción de coco, de este producto se puede extraer desde agua para embazar hasta aceite para la piel, pasando por la elaboración de dulces, entre otros.

Esta industria se estima que genera cerca de 7 toneladas diarias de estopas de coco, la cual se puede utilizar para generar energía eléctrica o utilizarla para sustituir el uso de la madera en zonas rurales.

En CONAMYPE estamos para ayudar a las MYPE que quieren generar buenos impactos de ambientales, así como, transformar sus tipos de producción pueden contactar a la unidad de industrialización al 7074-7073 con el ingeniero Renan Sánchez.

Translate »